viernes, 24 de octubre de 2008

Inmortalidad


Enlace Flickr

En la isla de Mallorca y en plena Serra de Tramuntana se encuentra el pueblo de Deia, pequeño en muchos aspectos físicos: su población aproximada de 840 habitantes y su extensión de un poco más de 15 quilómetros cuadrados.

Es un pueblo montañoso y de geografía abrupta coronado en su parte más alta por la iglesia de San Juan Bautista y delante de ella el cementerio, lugar privilegiado para observar y admirar el paisaje que brinda la Sierra con el pueblo a sus pies.

En las lápidas de este pequeño y sencillo cementerio se entremezclan los apellidos típicos del lugar como Deya con los de origen anglosajon o de diversas partes de Europa, a pocos metros de la entrada encontramos una lápida modesta con una escritura sencilla que reza: Robert Graves, Poeta.

Algo ha cambiado desde la última vez que visite esta tumba hará aproximadamente un año, alguien ha depositado con una oportuna funda de plástico la obra más conocida del autor: Yo Claudio.

Siempre hemos oído que muchos autores alcanzan la inmortalidad gracias a sus obras, no estoy de acuerdo, soy mas bien de los que piensan que las obras son hijos de sus autores y tienen vida propia y que estas alcanzan la inmortalidad, para refrendarlo aquí tenemos la imagen: la tumba del creador y sobre ella sobreviviéndole su hijo literario, su gran creación, “I Clavdivs” en edición rústica y para intercambio para acercarse más a todo el público y a la inmortalidad.

Enlace Flickr

1 comentarios:

José Ricardo Fernández dijo...

Es un detalle muy tierno y curioso el que hayan dejado el libro; todo para la inmortalidad.

Bonita foto y buen ambiente melancólico.