martes, 1 de diciembre de 2009

Paraísos Perdidos

Les Cases de Son Ametller

Perdidos en su significación de decadencia, que es como se encuentran en muchos casos lo que en Mallorca se denominan “Possessions” –posesiones- o lo que vendrían a ser “masías” en Cataluña. Edificaciones que tienen su origen en épocas medievales.

El dueño era el “Senyor” que la alquilaba al “Amo”, que eran, por tanto, los arrendatarios payeses que explotaban las grandes possessions.

Los "missatges" y jornaleros eran los payeses no propietarios. Los jornaleros trabajaban a temporadas en las possessions y dependían de un jornal escaso e inseguro. Los "missatges" eran los jornaleros establecidos de la possessió.

La possessió era la pieza clave de la economía de la zona rural de Mallorca y tuvo su época de mayor esplendor en torno a lo siglos XVIII y XIX. Generalmente, además de las tierras de labranza, contaban con sus caballerizas, capilla, zonas ajardinadas, etc. y solían estar situadas cerca de brotes o acumulaciones de agua.

Escalinatas de Raixa

Hoy en día, lógicamente, estos sitios han perdido su concepción original y se han convertido en unos casos en atractivos turísticos y culturales como son el caso de La Granja de Esporles y Els Calderers o simplemente están en un estado de abandono total como son Les Cases de Son Ametller.

Mención aparte sería el caso de Raixa, que después de muchos años de abandono casi total y después de su adquisición pública va siendo rehabilitada poco a poco para convertirse en un centro sede de estudios medioambientales y de interpretación de aquella época.

En cualquier caso, son Paraísos Perdidos, bien por su estado de abandono o en cuanto a que pertenecen a una época en que los usos y las costumbres rurales ya son historia.

Detalle del interior de Els Calderers

Quien quiera saber más sobre Los Paraísos Perdidos la podrá encontrar en Possessions de Mallorca

1 comentarios:

neus dijo...

Paraísos, sí, pero también infiernos. Igual que nuestro entorno actual, igual que cualquier entorno de cualquier época. Tendemos al "cualquier tiempo pasado fue mejor" aunque en realidad probablemente cualquier tiempo pasado fue simplemente anterior. Producen añoranza, sí, una pena dentro cuando ves lo que fue hermoso y ha decaído pero lo único que tenemos delante es el futuro y a veces tenemos tendencia a olvidarlo.