lunes, 12 de diciembre de 2011

Mi Mochila Fotográfica Digital

OLYMPUS DIGITAL CAMERA 

Siguiendo con la serie de artículos dedicados a mi equipo fotográfico iniciados en mi blog de fotografía analógica, Haluros de Plata, en esta ocasión os voy a mostrar y comentar mi equipo fotográfico digital, empecemos:

El equipo se encuentra convenientemente resguardado en la mochila Kata 3N1-20 (1) que cambiando de forma fácil y rápida los arneses se transforma en bandolera por lo que tenemos un equipo polivalente según el uso que le queramos dar: en caso de salidas al aire libre la utilizaremos como mochila y en casos de fotografía urbana que requiere rapidez de acción su uso será de bandolera. En cuanto a la capacidad puede alojar una cámara reflex con objetivo medio montado y dos objetivos medios más además de los correspondientes accesorios, así como un flash. No tiene capacidad para transportar teleobjetivos luminosos y posee un elemento cobertor para salvaguardarlo del agua y que en mi caso me resulto muy útil, tal como os conté en Incidente fotográfico en las Islas Pitiusas.

En cuanto al trípode, como ya comenté en Haluros de Plata, tengo el Manfrotto 190XPROB (2) con rótula 804RC2 (3). Sus patas pueden adoptar múltiples posiciones y tiene nivel de burbuja. Es posible extender por completo la columna central y después girarla 90 grados para adoptar una posición horizontal para la fotografía macro y el uso de un ultra gran angular. La rótula es ágil y suave en su manejo aunque la cantidad de mandos la hace una tanto engorrosa en la práctica, para mi lo ideal sería una rotula de tipo joystick. Es una buena solución para un fotógrafo aficionado-avanzado resistiendo perfectamente hasta ópticas tele-zoom 80-200 de apertura amplia.

La estrella del equipo es la cámara Canon EOS 7D (4), el tope de Canon en la gama de sensores APS-C, en este caso de 18 MP. ISO hasta 12800 aunque con ruido a niveles aceptables sólo hasta 3200 y después de ser convenientemente editadas. Procesador DIGIC 4 Dual. Tiene una pantalla LCD de 3,0¨ donde se despliega un menú de opciones intuitivo y fácil de manejar. La sensación entre las manos es de robustez y resistencia. Se encuentra en el mercado desde finales del verano de 2.009 que en el mercado digital ya es tiempo, señal de que ha dado buenos resultados. La tengo con la empuñadura Canon BG-E7 para un mejor agarre, facilidad en las tomas verticales con un disparadora adicional y la posibilidad de incorporar una segunda batería para una mayor autonomía.

Como segundo cuerpo tengo la Canon EOS 20D (5), aparecida a finales de 2.004, lo mejor que había en formato APS-C en la época en que la compré que tenía como rival la Nikon D100 ya muy obsoleta y con limitaciones en su momento. Sensor de 8,2 MP suficientes para tomar imágenes de muy buena calidad incluso para grandes ampliaciones. Este modelo y sus evoluciones posteriores (D30, D40, etc.) se vieron ampliamente superados en prestaciones y calidad de imagen por las Nikon D90, D200 y D300.

En cuanto a las ópticas tengo el Tamron SP 28-75 2,8 XR Di LD (6), que se puede utilizar tanto en cámaras de formato APS-C como de formato completo –originariamente se diseño para formato 35 mm-, es muy luminoso, tiene una buena construcción y una calidad óptica excelente en cualquier apertura aunque la posibilidad de tomas de angular a 28 mm desaparece cuando el formato es APS-C al tener un factor reductor de 1,6 para cámaras Canon.

El Tokina 12-24/4 AT-X PRO DX (7) de excelente construcción y un rango focal angular de 12-24 que lo hacen muy versátil para fotografía angular. Tiene una calidad óptica excelente en cualquier apertura. Como punto negativo es que se me estropeo el diafragma, en internet comprobé que es fallo relativamente habitual en este objetivo, además, la reparación fue lenta y costosa. Sólo funciona con cámaras con formato de sensor APS-C

El Tokina 100/2,8 AT-X Macro (8) al igual que su compañero de marca, es de sólida construcción y acabados correctos muy recomendable para fotografía macro y retrato que con la apertura indicada puede producir un efecto Bokeh ideal para este tipo de tomas.

El Canon EF-S 18-55/3,5-5,6 (9), como cualquier óptica básica de kit, es de construcción endeble, con una preponderancia casi absoluta del plástico, tiene una calidad óptica decente y su luminosidad no es para tirar cohetes. Es una óptica ideas para utilizar en situaciones arriesgadas en las que puede peligrar la integridad del equipo.

Disparador remoto Canon Remote Switch RS-80N3 (10) con todas las funcionalidades típicas de este tipo de complemento.

Tarjetas Compact Flash (11) de capacidades variables que van de los 256 MB hasta los 8 GB de marcas SanDisk y Kingston.

Disco duro portátil para descargar tarjetas Conceptronic Grab'n'Go PHOTOBOX LCD (12), de capacidad (60 GB) y prestaciones limitadas (no se pueden visualizar las imágenes descargadas de las tarjetas) pero suficiente para el fotógrafo aficionado avanzado que sólo busca un medio para liberar memoria de las tarjetas fotográficas.

Este es mi equipo, como habréis podido comprobar tiene dos carencias básicas y evidentes que son una óptica tele-zoom y un buen flash compacto, tiempo al tiempo. Otra carencia no tan decisiva es la de un flash anular para fotografía macro y así poder sacar el mayor rendimiento del Tokina 100/2,8 AT-X Macro.

jueves, 8 de diciembre de 2011

Mi Mochila Fotográfica: II Analógica Enfoque Manual

_MG_2076 copiablog
Continuamos con el análisis de mi equipo fotográfico. En esta ocasión el analógico-manual.
En cuanto al transporte, soporte, iluminación y filtros tenemos los mismos elementos que para el equipo autofoco y que son la mochila Lowepro Mini Trekker (1), el trípode Manfrotto 190XPROB (2) con rótula 804RC2 (3), el flash Nikon Speedlight SB-28 (8) y los filtros variados (9) y que ya os comenté en Mi Mochila Fotográfica: I Analógica Autofoco.
La estrella del equipo es la cámara Nikon FM2 (4) una de las pocas posibilidades serias de su época dentro de la gama de reflex manuales, alta velocidad de sincronización (1/250 s). Robusta y fiable y el  detalle de poder trabajar sin pilas. Como decía el eslogan de sus folletos “Una Nikon para perfeccionistas” debido a la posibilidad de control total de todos los parámetros por parte del fotógrafo en lo que se refiere a enfoque, telemetría, profundidad de campo, etc. Aquí la tenéis acompañada del motor de arrastre  que hace las veces de empuñadura MD-12.
Nikon FM2 jpg
En su momento, también se comercializo la Nikon FM2 con acabado cromado en su parte superior e inferior
En cuanto a las ópticas tenemos el angular Nikkor 28 3.5 (5) de modesta luminosidad para las ópticas de este rango. El angular-zoom Nikkor 28-85 3.5-4.5 (6) de aceptable luminosidad y suave y fácil enfoque.  Y el macro Tamron SP 90 2.5 (7) con tubo de extensión para el paso de 1:2 a 1:1, esta óptica es ideal para macro aunque es imprescindible el tubo de extensión para este fin y resulta también muy apropiado por su distancia focal (90 mm) para retrato.
Como es natural, todas las ópticas autofoco de la mochila autofoco se adaptaban en modo manual a la Nikon FM2 y las manuales de este sistema a la Nikon F90X pero sin la posibilidad del enfoque automático.

martes, 6 de diciembre de 2011

Mi Mochila Fotográfica: I Analógica Autofoco

_MG_2071parablog copia
En esta ocasión os voy a mostrar que equipación llevo en mi mochila analógica autofoco, para una entrada posterior, mostraré la equipación de enfoque manual y próximamente también el material utilizado en fotografía digital. Empecemos:
Primero por el continente, el medio de transporte del equipo de un lugar a otro y que es la mochila Lowepro Mini Trekker (1), la tengo desde hace bastantes años y sigue vigente en el catálogo del fabricante aunque con sutiles variaciones en el diseño de la misma, sus dimensiones pueden parecer parcas (380 x 275 x 170) pero cabe todo el equipo que veis en la foto más un segundo cuerpo adicional, tiene capacidad para llevar un pequeño trípode gracias a los arneses de la parte inferior pero uno más grande –como el que se muestra en la imagen- ya resulta de difícil transporte. Al ser un modelo bastante antiguo no posee funda protectora contra la lluvia.
En cuanto al trípode tengo el Manfrotto 190XPROB (2) con rótula 804RC2 (3). Sus patas pueden adoptar múltiples posiciones y tiene nivel de burbuja. Es posible extender por completo la columna central y después girarla 90 grados para adoptar una posición horizontal para la fotografía macro y el uso de un ultra gran angular. La rótula es ágil y suave en su manejo aunque la cantidad de mandos la hace una tanto engorrosa en la práctica, para mi lo ideal sería una rotula de tipo joystick. Es una buena solución para un fotógrafo aficionado-avanzado resistiendo perfectamente hasta ópticas tele-zoom 80-200 de apertura amplia.
El buque insignia del equipo es la cámara Nikon F90X (4)  del segmento semi-profesional y adquirida en 1.996, fue un éxito comercial para la casa nipona basado en su robustez, fácil funcionamiento, su medición puntual y la medición matricial 3D –aspecto que la diferenciaba de F90-. En mi caso viene provista con la empuñadura y soporte vertical MB-10 y el respaldo MF-26 para las posibilidades de disparo en secuencias automáticas, exposiciones múltiples, horquillado y compensaciones de exposición, impresión de datos, exposición prolongada, etc.; características que ya vendrían de serie en su sucesora, la Nikon F100.
_MG_2083f90xpostParte posterior de la Nikon F90X donde se puede apreciar el respaldo MF-26
En cuanto a las ópticas tengo el Nikkor 28-70 2.8D (5) de luminosidad intermedia pero el único tipo “D”, por lo que se adapta perfectamente a la medición matricial 3D de la cámara y con una lente asférica híbrida. El Nikkor AF 50 1.8 (6), óptica fija estandard muy luminosa como suele ser habitual en este tipo de lentes. El Sigma Superwide 24 2.8 (7), óptica gran angular de precio muy razonable en su época en comparación con el angular de la marca Nikon pero con prestaciones de calidad similar. El Tokina AT-X 80-200 2.8 (8), un tele-zoom bastante luminoso y de calidad en su época, de precio asequible y que incomprensiblemente la casa Tokina no lo fabricado en su versión digital, acompañado del teleconvertidor Soligor C/D7 Tele-converter 2X (9).
La Nikon F90X, como era habitual en las cámaras de su época y segmento, carecía de flash incorporado que actuara como luz de relleno. Mi elección para la obtención de iluminación extra fue el Nikon Speedlight SB-28 (10), el tope de la gama Nikon en su momento, muy versátil, con número guia 38 y un display con una información clara y útil.
Para terminar, el resto del contenido de mi mochila fotográfica, esta formado por el cable control remoto Nikon MC-30 (11), accesorio que hoy en día todavía se comercializa y que esta equipado con la función de bloqueo de disparo; y por filtros (12) para las ópticas de distintas funcionalidades –polarizador, skylight, etc.- y marcas –Hoya, hama, etc.-
Bueno, este es el contenido de mi mochila fotográfica autofoco, que a pesar de la total preponderancia de la fotografía digital, al día de hoy sigo utilizando con resultados satisfactorios y a plena satisfacción.