sábado, 11 de abril de 2015

Mi Estudio Fotográfico Strobist


Una manera de empezar a desarrollarse como fotógrafo, fomentar la creatividad y alcanzar un estilo artístico propio es el montaje de un estudio fotográfico. Mediante el estudio daremos rienda suelta a nuestra creatividad y a la experimentación. Pero ya sabéis que mi enfoque y punto de vista es el del fotógrafo aficionado y con esto volvemos a la técnica strobist por la que sin tener unos equipos espectaculares, sí cumpliremos con ese dicho tan español del “bueno, bonito y barato”
A continuación os iré explicando las características de mi estudio fotográfico strobist y como formar el propio vuestro por algo más de un coste mínimo. Empecemos:
El estudio
Como habréis podido suponer, no tengo una habitación que utilizo en exclusiva para el estudio, aprovecho una caseta que tengo en el jardín habilitada como despacho para reutilizarla como estudio de fotografía y que mide en su interior 4,25 x 4,00 metros
La luz
Luz continua. Son aquellas fuentes de luz que están permanentes todo el tiempo y no sufren interrupciones, en mi caso no cuento con ninguna específica para fotografía pero sí con alguna que forman parte de las características del estudio como son tres grandes ventanales por las que entra luz solar y cuatro lámparas de techo con bombillas fluorescente compactas. Estas fuentes tienen la ventaja en que no se requiere un coste adicional en el montaje de nuestro estudio pero por otra tienen unas limitaciones evidentes como son la imposibilidad de regulación a nuestro gusto de la intensidad de la luz así como la movilidad de las fuentes que permanecen fijas en todo momento o con muy pequeñas variaciones.
Flash externo. Es una fuente de luz potente y versátil ya que es fácil de trasladar y puede dirigirse directamente sobre el motivo, rebotarla o difuminarla según la situación creativa. Se puede trabajar con varios de ellos y ser disparados de forma remota sin necesidad de cables ni conexión a la red eléctrica, como sí es necesario con la luz continua. Para fotografía strobist no hacen falta equipos de flash de mano caros o últimos modelos de “marca” incluso se pueden reutilizar unidades procedentes de antiguas configuraciones analógicas.
En mi caso concreto utilizo los siguientes: Nikon Speedlight SB-28, Yongnuo Speedlite YN560 III y un Metz 58 AF-2
Modificadores de Luz
Pantallas Reflectoras: estas pantallas son muy utilizadas a la hora de modelar la luz ya que te permitirán reflejarla, intensificarla o reducirla. Dependiendo del material con que está hecha su superficie, la luz se reflejará de una u otra forma: cambiará su color, su dirección, su intensidad, etc. Existen de varios tipos: blancas para dispersar la luz, doradas para lograr una luz más cálida, plateada para una luz más fría, negras para absorberla. En mi caso un Mantona Reflector 5 en 1.
clip_image004
Ventanas de luz: las ventanas de luz o “softbox” son un accesorio que te permitirán suavizar la luz del flash o fuente de luz que estés utilizando. Al situarlo por delante de estos, hacen de la luz que la atraviesa, más difusa y natural. También puedes dirigir la luz ya que, al tener solo un lado traslucido, la luz se concentra allí. Dependiendo del material con que estén fabricados, de su tamaño y de la distancia a la cual sean colocados del sujeto, la luz será más o menos natural, es decir, más o menos difusa. Metz ventana ESB 60-60.
Paraguas: los paraguas permiten rebotar la luz del flash en estos de modo de que el área de luz sea mucho más amplia. De este modo, la luz llegará al sujeto de un modo mucho más suave y natural. Dependiendo de lo cerca o lejos coloques al flash del paraguas, la dureza o suavidad de la luz variará, por lo que es importante que no solo cuentes con uno o dos paraguas, sino también con un soporte o trípode que te permita alterar dicha distancia.
Al igual que las pantallas reflectoras, las encontraras en varios colores: blancas, plateadas, doradas o traslucidas. Las blancas y traslucidas te permitirán lograr luces más suaves, mientras que las plateadas o doradas la concentraran. En mi caso adquiridos en e-bay donde la variedad de modelos, tamaños y precios puede ser infinita.
Difusores : los difusores son accesorios que podremos utilizar para hacer que la luz dura de un flash o un foco se vuelva más suave o más puntual. Hay una gran variedad de difusores en el mercado que podrás utilizar para modelar la luz de tu flash a tu antojo ya que cada uno de ellos te permitirá lograr un efecto diferente. Metz 58-23.
Resto de Equipo
Radios de flash: las radios no son otra cosa que un disparador remoto, pero en vez de ser para tu cámara, son para disparar un flash. Se colocan en la zapata de tu cámara y te permiten, disparar de forma controlada uno o más flashes pudiendo variar la posición de estos como lo desees. Te serán muy útiles para trabajar con flashes en el estudio ya que no todos estos tienen la opción de sincronizarlos por foto célula y así y todo, no siempre funcionan tan bien como debieran con dicho sistema y también para poder dirigir y modelar la luz en todas direcciones sin la limitación de estar sobre tu cámara.
Los radios de flash más populares del mercado a nivel aficionado son los Yongnuo RF-603  son confiables y muy económicos. También esta el Yongnuo YN560-TX que te permite controlar desde un emisor colocado en la zapata de la cámara controlar varios flashes de la misma marca sin necesidad de cambiar los parámetros uno por uno.
Trípodes: los trípodes no son solo utilices para lograr mayor estabilidad en cada una de tus tomas o para que puedas trabajar más cómodo en ellas, también te serán de gran ayuda para disponer todos los elementos lumínicos dentro de tu estudio. Utilizando un soporte para flash, podrás colocar un flash en estos junto con su difusor, ventana de luz o paraguas para dispararlos remotamente.
clip_image006
Soportes para flash: estos soportes te permitirán, no solo colocar un flash directamente sobre un trípode u otro soporte, sino que también, te permitirán colocar junto a este una sombrilla o paraguas reflector. Si trabajas con varios flashes, este accesorio te será fundamental de modo de, al dispararlos de forma remota, poder trabajar más cómodamente. Podrás hacerte con estos adaptadores invirtiendo muy poco dinero.
Fondos y telas: Hará falta montar un sistema de fondo fotográfico que tenga la capacidad de intercambiar distintas telas de color de un tamaño aproximado de 3 x 2 metros.
Otros materiales: Aquí tendríamos las pilas de alto rendimiento recargables y sus correspondientes cargadores inteligentes. Sanyo Eneloop XX y Technoline BC 700. Pack baterías para disminuir el tiempo de carga del flash y una mayor autonomía. Yongnuo.
Sistema informático: Será importante tener un buen ordenador con un mejor monitor debidamente calibrado para visualizar de forma inmediata las tomas que vayamos realizando y rectificar “in situ” los parametros de las tomas. La conexión se podrá realizar por cable o de forma inalámbrica. El software que utilizo es el EOS Utility combinado con el Digital Photo Professional o el potentísimo Lightroom 5
¿Qué nos cuesta esto?
Os he mostrado como esta montado mi estudio, en cuanto a elementos que la componen es básico pero en cuanto a calidad y precio esta un pequeño paso por encima. Ahora os diré lo que cuesta con precios actualizados al momento de escribir esta entrada, respecto de cuando compré el equipo hace unos 18 meses los precios han subido aquí en España y básicamente por dos motivos: la subida de los tipos de IVA y el cambio en la cotización del dólar respecto del euro. Este sería el equipo y su precio, cambiando algunos elementos reutilizados o destinados a otros usos:
2 Flash Yongnuo Speedlite[JVJR1] YN560 III129,98 €
1 Controlador Inalámbrico Yongnuo YN560-TX38,00 €
1 Pantalla reflectora Mantona 5 en 119,23 €
1 Metz Ventana Easy ESB 60-60 Softbox60,58 €
1 Paraguas con trípode y portaflash34,97 €
1 Tripode para Softbox + rotula24,87 €
1 Soporte Flash Metz FGH 40-6019,90 €
1 Sistema fondo fotográfico + tela negra68,85 €
2 Pack baterías Yongnuo103,80 €
Pilas y cargadores60,00 €

Todo esto por algo menos de 600,00 €, no hace falta tenerlo todo de golpe, se puede ir recopilando poco a poco y tendremos un estudio fotográfico bastante aceptable para explorar nuevas vías a nuestra creatividad.