domingo, 24 de septiembre de 2017

Una narrativa de doble discurso: "Pais Petit" y "L'Oblit"

L'Oblit

La cámara es sólo una herramienta, el bolígrafo a través del cual se puede escribir una narración y cuya tinta es la luz. Es importante analizar qué es lo fundamental a la hora de relatar una historia.
La tecnología tuvo un límite a la hora de fundamentar la creatividad y espíritu fotográfico que lo podríamos datar, más o menos, a mediados de los años veinte con la aparición de cámaras como la Ermanox y la Leica. La portabilidad, sin duda, facilitaba la narración.

Baixamar

Todo la evolución tecnológica posterior sólo ha representado facilidades para poder construir un discurso, de la misma manera que se puede escribir un libro con un bolígrafo o con un ordenador con procesador de textos.

Plenamar

Pues bien, os presento aquí una narración, bueno más bien un ensayo. Aprovechando el formato de bitácora en cuanto a su lectura en formato horizontal os presento una narrativa doble.
Por una parte, y como desarrollo principal, tenemos "Pais Petit" -País pequeño- basado en la canción de Lluis Llach del mismo nombre en el que una de sus estrofas dice:

El meu país és tant petit 
que sempre cap dintre del cor 
si és que la vida et porta lluny d'aquí 

y cuya traducción al castellano sería más o menos:

Mi país es tan pequeño
que siempre cabe en el corazón
si es que la vida te lleva lejos de aquí

Rudi Rudini

En este sentido es expresar ese sentimiento de pertenencia a varios lugares o circunstancias como son la de ser mallorquín, ibicenco, la del carácter mediterráneo, español, europeo y en última instancia la de universalidad.

Manoletina

Pero hay una pertenencia más íntima, la que te une a los rincones de tiempos pasados: la infancia, la adolescencia, la juventud. La pertenencia a los pequeños placeres de tu entorno, el ver una puesta de sol, sentir el viento,  la observación del mar...

Futbolín

Todo esto se  entronca con la narrativa subyacente y secundaría, pero no menos importante, que es la de "L'Oblit" -El Olvido-. De como el paso del tiempo hace que muchas de esas sensaciones que hemos tenido en nuestra vida, cercanas, vayan cayendo poco a poco en el olvido y no sepamos ya si se trata de un recuerdo o el recuerdo de un recuerdo.

Bicicleta Vella
Aquí tenéis una narrativa susceptible de ir creciendo en la medida en que encuentre partes de mi país no olvidadas por el corazón, abstracta e inmaterial ..... mi narrativa.

L'Oblit II


2 comentarios:

Jose Luis dijo...

Tu narrativa deliciosa me ha dejado en pensamientos profundos. Unes ese amor a tu lugar con un concepto aparentemente encontrado como el olvido (o el temido olvido). Me vino a la mente el cuento de Borges: Funes, el memorioso, donde con acierto nos sugiere que el recordar en detalle es una manera artificiosa de alejarnos de ser insensibles. El olvido es una manera de desdeñar los detalles y preservan las sensaciones y el sentir.
Tu valiosa entrada tiene esa fineza del texto bien elegido y la fotografía profunda que apuntalan un sentimiento.
Felicitaciones.

maria mari dijo...

Una deliciosa reflexión sobre la vida y sus avatares. Un pensamiento desnudo, sin adornos que expone algo tan inexorables como el hecho de haber nacido en un lugar determinado , con lo que eso puede suponer a la hora de entender la vida o el lento (o no tan lento) paso del tiempo. Ese tiempo que engulle nuestros recuerdos que es lo que nos queda del pasado. Pues bien, una manera de que las cosas sigan vivas es "escribirlas" con la cámara, como tan bien lo sabes hacer tú.